Thursday, 16 February 2012

Para tener en cuenta.../Food for thought...

El Escondite Perfecto

Cuentan que en el principio de los tiempos se reunieron varios demonios. Como estaban aburridos decidieron juntarse para hacer una travesura y comenzaron a decir:
- ¿Qué podemos hacerle al hombre?
- Podría ser algo que nos haga divertir mucho, ¿qué se les ocurre?
- Debemos quitarles algo a los hombres, pero ¿qué puede llegar a ser?
Se sentaron y se pusieron a pensar, proponiendo y descartando varias ideas. Hasta que uno se levantó de repente y dijo:
- ¡Ya sé! ¡Vamos a quitarles la felicidad!
- ¡Muy buena idea! - dijeron todos.
- Pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar...-agregó uno.
- Podemos esconderla en la cima del monte más alto del mundo - dijo el primero.
- No va a ser posible ese escondite, porque ellos tienen mucha fuerza y habilidad...alguna vez alguien puede escalar esa cima y la va a encontrar fácilmente, y si la encuentra uno ¡ya todos sabrán donde está!
Siguieron en silencio hasta que propuso otro:
- Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar. 
Otro contestó: - No, tampoco ese escondite es el ideal. Recordemos que el ser humano tiene mucha curiosidad...seguramente alguna vez alguien construirá un aparato para poder sumergirse y recorrer el fondo del mar ¡y entonces la encontrará!
Uno más dijo: - Escondámosla en un planeta muy lejano a la Tierra.
Y le dijeron: - No olvidemos que tienen inteligencia. Sin dudas un día alguien construirá una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y al encontrarla, ¡todos tendrán felicidad!
El último de ellos era un demonio que había permanecido en silencio escuchando, atentamente, cada una de las propuestas de los demás. Después de analizar cada una de ellas, les dijo:
- Creo saber dónde esconder la felicidad para que realmente nunca la encuentren.
Todos lo miraron asombrados y le preguntaron al mismo tiempo: - ¿Dónde se te ha ocurrido esconderla?
El demonio, algo misterioso, respondió:
- La esconderemos dentro de ellos mismos. Estarán tan ocupados buscándola afuera, en otros lados, que nunca la encontrarán...
Todos estuvieron de acuerdo, les pareció una idea brillante, y desde entonces ha sido así: el hombre se pasa la vida buscando la felicidad en los objetos materiales, en las personas, en el mundo, sin saber que la felicidad la trae consigo, la felicidad se halla simplemente en su interior.

No comments:

Post a Comment